¡ÁMATE A TI MISMO!…Y AMARÁS A TU PRÓJIMO


Estamos constantemente intercambiando energía con nuestro mundo exterior, a través de nuestros pensamientos, emociones y acciones, y aunque nuestros sentidos son bastante limitados para percibir dicho intercambio, este igual está ahí sucediéndose a cada instante, moldeando nuestra realidad y por ende nuestra vida.

¿Y cómo lo hacemos? A través del campo energético que rodea nuestro cuerpo físico, el aura. Es mediante esta que nuestros pensamientos, y también nuestra conciencia del mundo exterior, en forma de frecuencia eléctrica, es emanada hacia el flujo de conciencia que lo envuelve todo.

Cada vez que nos adueñamos de un pensamiento, entendido este como un conocimiento, una idea, un juicio de valor, una crítica, una esperanza, etc., lo sentimos, lo alimentamos y lo extendemos hacia la totalidad de nuestro ser a través de la emoción que ese pensamiento genera en nosotros y lo devolvemos ampliado a ese flujo de conciencia, donde alguien más lo recogerá y creará a partir de él, un nuevo conocimiento, una nueva idea, una nueva vibración energética. Por lo tanto, todos tienen acceso a lo que pensamos y sentimos. Entre unos y otros nos alimentamos de nuestros pensamientos. Lo que quiere decir que en todo momento lo que pensamos y hacemos afecta a otras personas.

El Dr. David Hawkins, dice en su libro El Poder contra la Fuerza: “En este universo interconectado, toda mejora que hacemos en nuestro mundo privado, mejora el mundo en general. Todos flotamos en el nivel colectivo de la conciencia de la humanidad, de modo que cualquier incremento que añadimos vuelve a nosotros. Todos incrementamos la prosperidad común con nuestros esfuerzos para beneficiar la vida. Es un hecho científico que lo que es bueno para ti es bueno para mí”.

De sus veintinueve años de intensa investigación, Hawkins ha sacado unas conclusiones maravillosas cuya esencia se resume en el hecho de que dentro de esta conciencia de la humanidad, cada persona individual y también los grupos, pueden calibrarse por sus niveles de energía, formando un mapa de la conciencia humana. En este mapa, aproximadamente el ochenta y siete por ciento de la humanidad se calibra en un nivel colectivo de energía que los debilita. Con cada aumento progresivo en el nivel de conciencia, la frecuencia de la vibración energética se incrementa y menos personas hay en ellos. En los niveles más altos está concentrada la energía de grandes maestros y avatares, cuyas pautas espirituales han sido seguidas por multitudes durante siglos.

Mediante un método que mide la respuesta muscular humana, muy eficaz para pruebas de verdad y mentira, Hawkins ha demostrado de manera científica, que la conciencia superior se fortalece en presencia del amor y la verdad. Mientras que la baja energía de la vergüenza, la culpa, la ira, la confusión, el miedo, el odio, la crítica, la apatía, nos debilita.

Lo que encuentro más fascinante de sus investigaciones es la idea que plantea acerca del contrapeso. Es decir, las personas que vibran en una mayor frecuencia irradian un efecto beneficioso y curativo en el mundo que sirve de contrapeso al efecto negativo de las que no. Para que tengas una idea, una persona que vibre en la energía del optimismo y la disposición de no juzgar a los demás, con una visión de vida armoniosa y esperanzadora, servirá de contrapeso para las bajas energías de noventa mil individuos que se encuentran en ese ochenta y siete por ciento que mencioné más arriba. Personajes como Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta podrían contrarrestar las bajas energías de setenta millones de personas.

Es aquí cuando la frase de Mahatma Gandhi adquiere un mayor sentido: “Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo”. Si queremos realmente amar a nuestro prójimo, debemos aprender a amarnos a nosotros mismos.

Empieza por amarte a ti mismo. Trasciende el juicio hacia ti mismo y elévate por encima de la aceptación de la conciencia social. Tú no necesitas ser aceptado por nada, ni por nadie. Esta será la mayor demostración de amor que le puedas dar a Dios, porque cuando trasciendes todos los condicionamientos a los cuales durante tanto tiempo tu ego y la sociedad te han sometido, estarás reconociendo la divinidad en ti. Harás una sincera y absoluta comunión con Dios, aceptando que eres una extensión de su Mente.

Elimina la palabra duda de tu diccionario, pues esta actúa como una barrera en tu cerebro impidiéndote asimilar nuevos conocimientos; ese aprendizaje quizás cambiará tu vida, tus creencias, tus dogmas, tu forma de vestir. ¿Por qué cambiar?...esa es la función de la duda. Mantenerte en tu zona de confort por miedo a experimentar, por miedo a convertirte en el cocreador de tu realidad.

Date el permiso de cuestionar, de soñar, de hacer aquello que te genera alegría, lo que te apasiona. Deja que tu Ser se manifieste en su máxima expresión… ¡VIVE!

De esta forma, no solo estarás expandiendo tu Ser, sino que permitirás que Dios brille en medio de la densa capa de pensamientos que forman la conciencia social. Porque cada cosa que tú hagas por abrazar la alegría, la ilusión, cada vez que sientas el amor infinito de Dios dentro de ti estarás emanando toda esa energía positiva hacia el flujo de conciencia que alimenta toda la humanidad.

Estarás iluminando no solo tu camino, sino el de todos nosotros. Un sendero que nos permitirá regresar a todos a la Fuente de toda la creación, a conectarnos con el poder de la intención.

“Cuando el hombre se libere a si mismo de esta conciencia restrictiva […] encontrará la alegría y la paz de ser que le permitirá amarse a sí mismo y a toda la humanidad, y permitirá que todo exista en la libertad de sus propios y deliberados designios. Entonces amará como Dios ama. Entonces será como Dios es: la plataforma que alimenta y mantiene toda la vida.”

Enseñanzas del Maestro Ramtha

Si quieres saber más acerca del mapa de conciencia creado por David Hawkins, haz click aquí para ver el video.

#Conciencia

Entradas relacionadas

Ver todo
Posts Destacados
Posts Recientes
Buscar por etiquetas
No hay tags aún.
Sígueme
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon