¿QUÉ HAY DETRÁS DE NUESTRA APARENTE FALTA DE VOLUNTAD?

29/12/2016

Llega un nuevo año y probablemente ya tenemos nuestra lista de intenciones. Seguramente lo primero que hicimos fue revisar la lista del año pasado para medir cómo fue nuestro progreso. Una tarea que muchas veces resulta poco satisfactoria, al darnos cuenta de que no logramos todo lo que nos propusimos y lo que es peor, que algunas de estas resoluciones han formado parte de nuestra lista de deseos año tras año.

 

En ese momento pueden suceder dos cosas en tu mente...

 

1) Que te reproches una y otra vez tu falta de compromiso, sintiéndote profundamente culpable y decepcionado contigo mismo.

 

2) Que comiences a emitir una lista interminable de justificaciones y a proyectar la culpa en otros, incluso hasta en Dios.

 

Lo más triste es que no sabemos cómo romper con este ciclo enfermizo. Nos sentimos confundidos porque aunque es algo que deseamos con todo nuestro corazón, no logramos pasar a la acción. Quizás llevas años intentando dejar de fumar o batallando con esos mismos kilos de más.

 

No siempre es cuestión de voluntad...

 

Sin embargo, has estado engañado creyendo que tu poca voluntad es el verdadero problema, en lugar de buscar la causa. Si somos un poquito objetivos y nos distanciamos un poco del problema, notaremos cómo nuestra falta de motivación obedece a un patrón de comportamiento que probablemente se formó a raíz de reprimir sentimientos o aspectos de nuestra sombra de los que nos avergonzamos, y que solo trayéndoles a la luz llegaremos al origen de nuestra conducta para anular su efecto tóxico en nosotros.

 

Tal es el caso de la niña que comenzó a usar las golosinas para aliviar el miedo y el sentimiento de abandono que le producía que su madre la dejara sola para ir a trabajar y que ahora de adulta no sabe cómo detener su impulsividad.

 

La Sombra de tu Pasado

 

En psicología, la sombra son esos aspectos de nuestra personalidad que nos parecen inaceptables y que desde muy chicos hemos ido reprimiendo. Siempre está vinculada a algún hecho traumático o a una combinación de momentos dolorosos de nuestro pasado. Cuando no somos capaces de reconocerla, esta tarde o temprano se encargará de hacernos saber que existe. Así surgen las adicciones, la depresión, las enfermedades, en fin, todas esas conductas que nuestra sociedad despliega y que no logramos entender. La buena noticia es que nuestra sombra solo es peligrosa si, como dice Debbie Ford, coautora del libro Luz en la Sombra (The Shadow Effect) “la encerramos en el oscuro sótano de la represión”.

 

Autocompasión Vs. Autosabotaje

 

Es imprescindible observarnos con una mirada compasiva, para descubrir qué hay más allá de nuestras conductas de autosaboteo.

Clic para Twitear

 

Para Ford, el autosabotaje no es más que la resistencia de nuestro Yo Superior de continuar desempeñando una mentira. Por lo tanto, cada vez que descubramos una conducta que amenaza nuestra paz mental, felicidad, salud, seguridad, es el momento de indagar en nuestro interior para iluminar ese aspecto oculto de nuestra sombra y con el cual urge la reconciliación, pues la única manera de restarle poder es aceptándolo. Solo así anularemos las respuestas automáticas que provienen de nuestro inconsciente.

 

Si tienes la valentía de enfrentar tus miedos más profundos, te aseguro que será un camino fascinante que te permitirá conectarte con tu enorme poder personal. Las excusas dejarán de existir y comenzarás a ver grandes avances en tu vida.

 

 

Glenda Travieso @gatravieso

Escritora y NeuroCoach, experta en Bienestar Emocional.

Permíteme acompañarte en tu recorrido de desarrollo personal y crecimiento espiritual. Escríbeme a gt@glendatravieso.com, estaré encantada de ayudarte.

Please reload

Posts Destacados

ABRIÉNDOTE PASO HACIA TU LIBERTAD EMOCIONAL

01/09/2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload

Sígueme
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
Please reload

Cómpralo en un solo clic

ENTRADAS RECIENTES

© 2015 por Glenda Travieso

Please reload